¿Sufres gerascofobia?o miedo a envejecer.

     La Vanguardia  - MAYTE RIUS - 20/05/2019

 

Hay muchas personas, jóvenes y no tan jóvenes, a quienes les agobia envejecer. En unos casos se trata de una cierta inquietud sobre lo que será de ellos con el paso de los años, y en otros de un verdaderomiedo irracional a hacerse mayores, a las arrugas, a una posible discapacidad, a quedarse sin dinero, a estar solo y aburrido... Es lo que se conoce como gerascofobia o miedo a envejecer, y que a menudo se sustenta, total o parcialmente en una serie de suposiciones –no siempre acertadas– de lo que ocurre a medida que las personas envejecen.

Y es que hay muchos mitos sobre el envejecimiento y sobre las personas mayores que simplemente no son ciertos pero que han calado en la sociedad y que generan estereotipos, prejuicios y conceptos erróneos y provocan sentimientos negativos hacia el envejecimiento. Por ello, desde el Centro Internacional sobre el Envejecimiento (CENIE) –una iniciativa promovida conjuntamente por la Fundación General de la Universidad de Salamanca, la Fundación General Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Universidade do Algarve y la Direção-Geral de Saúde de Portugal– ofrecen una lista de los diez falsos mitos más comunes.

 

1. Las personas mayores tienen “viejas formas de pensar”

Cada individuo, joven y mayor, tiene sus propios pensamientos y sentimientos sobre la sociedad. Es una declaración general injusta asumir que todas las personas mayores (o menores) de 60 años tienen las mismas creencias. Como tampoco todos los veinteañeros, ni los treintañeros piensan ni actúan igual. Tomarse un tiempo para hablar con las personas mayores sobre sus pensamientos sobre el mundo, y sobre sus propias experiencias pasadas, puede arrojar algo de luz sobre esta verdad.

 

2. Las personas pierden su memoria a medida que envejecen

Ser anciano no impide tener una mente lúcida. No todas las personas de edad experimentan enfermedades de pérdida de memoria como la demencia o el Alzheimer. La demencia no es consecuencia directa de envejecer y si una persona tiene síntomas de demencia, tenga la edad que tenga, es que tiene algún trastornoque los causa.

 

3. La genética marca tu salud al envejecer y no se puede evitar

Es cierto que la genética desempeña un cierto papel en el cuerpo y la salud de cada persona, pero son numerosas las investigaciones que demuestran que es un papel secundario, que la salud y el bienestarestán en gran medida en manos de cada persona, que la expresión de los genes está condicionada por los estilos de vida y los hábitos que desarrolla a lo largo  de su vida. Comer bien, hacer suficiente ejercicio, descansar adecuadamente y tener relaciones sociales contribuyen a un envejecimiento saludable.

 

 

4. Los mayores se adaptan peor a los cambios

No es cierto. La adaptabilidad y las ganas de cambio son una preferencia personal. Algunas personas disfrutan de la novedad y la emoción del cambio, mientras que otras pueden estar más preocupadas por el cambio, sin que ello tenga nada que ver con su edad. De hecho, las personas mayores se han enfrentado a innumerables desafíos y situaciones de cambio para cuando llegan a cierta edad, por lo que, sean más rápidas o más lentas en adaptarse, lo que es seguro es que son capaces de cambiar.

 

5. Las personas mayores son menos aventureras

Hay muchas personas mayores que han esperado toda su vida la oportunidad de jubilarse para poder viajar por el mundo, ver cosas nuevas o emprender nuevos proyectos. Es importante conocer el significado de la empatía y ver que no somos todos iguales; no lo somos ahora ni cuando llegamos a una edad más avanzada.

 

6. Las personas son menos productivas cuando envejecen

Jubilación no es sinónimo de inactividad para la mayoría de las personas. Jubilarse no significa que las personas mayores no hagan nada y solo quieran sentarse todo el día. Dependerá de los problemas de salud que algunas personas mayores necesiten descansar más o menos a lo largo del día, pero muchas personas en edad de jubilación siguen trabajando o llevan una vida muy activa aunque no ejerzan un trabajo remunerado. Un informe de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, por ejemplo, informa que el 24% de las personas mayores se ofrecen como voluntarios durante sus años de jubilación.

 

7. Las personas son menos creativas a medida que envejecen

¿Ser creativo es cuestión de edad o de actitud? Un estudio reciente de la Universidad Estatal de Ohio publicado por la revista De Economist desmonta el mito de que los mayores no son creativos y evidencia que, por el contrario, algunos tipos de creatividad no llegan hasta como mínimo los 50. El estudio habla de la existencia de dos tipos de creatividad que florecen en distintas etapas de la vida: los innovadores conceptuales suelen obtener sus mejores resultados alrededor de los veinticinco años, mientras que los innovadores experimentales alcanzan su mejor momento a los cincuenta. Y hay muchas personas que realizan pasatiempos, manualidades o actividades artísticas en su último tramo de vida, desarrollando incluso una segunda carrera profesional y logrando con ello ingresos.

 

8. Las personas mayores están malhumoradas o deprimidas

La sociedad entroniza la juventud como un valor en sí mismo y asocia envejecer con deterioro y problemas, con amargura. Pero existen muchas y muy diversas investigaciones que demuestran quelas personas mayores –principalmente por encima de los 70– son más felices que las jóvenes. Entre otras cosas, los estudios muestran que en las personas mayores los estados positivos duran más y los negativos menos; es decir, que con la edad las personas se recuperan antes cuando se sienten tristes y la alegría les dura más tiempo. La clave parece estar en que las personas mayores son más felices porque son más sabias, porque disponen de más herramientas y estrategias cognitivas y emocionales para afrontar la vida, incluidas sus dificultades. Por tanto, no hay evidencia alguna de que las personas mayores sean mal humoradas. De nuevo no es cuestión de edad: las personas que generalmente siempre están de mal humor en sus años más jóvenes pueden continuar (o no) de esa manera al envejecer, y quienes eligen ser felices generalmente continúan con esa mentalidad en sus años dorados. Todo se reduce a la actitud, no a las arrugas.

 

9. Los mayores están solos

Es cierto que muchas personas mayores, sobre todo mujeres, viven solas. Por elección o por circunstancias de la vida, como haber quedado viudas. Pero eso no quiere decir que todos ellos se sientan solos. Muchos han mantenido una vida social activa y tras la jubilación, que tienen más tiempo, en realidad tienen un calendario muy ocupado. Más que a la edad, a veces la soledad va asociada a lafalta de salud o a la forma de ser.

 

10. Los ancianos son incompetentes

Envejecer puede conllevar algunos olvidos o dificultades para evocar un nombre en un determinado momento, pero no va asociado a perder la cabeza si no se padece una enfermedad neurodegenerativa o una demencia. Las personas mayores que continúan desafiando sus cerebros, ejercitan sus cuerpos y alimentan a su alma son perfectamente competentes en sus últimos años. Incluso aquellos que, con el paso del tiempo, experimentan cierta pérdida de memoria o demencia, conservan la capacidad de entender, tomar decisiones racionales, participar y disfrutar de la vida.

 

https://www.lavanguardia.com/vivo/psicologia/20190520/462356156011/gerascofobia-mitos-envejecimiento-desterrar-miedo-anos.html?fbclid=IwAR2XWdM1p9CNeeztiS2KCdQQbTGPZe27FcQuRZt7O9N3YUHrOQlfb-9LHrs

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Plenitude Ativa/Inês Rioto

Morar 60 mais - PNG.png

São Paulo/Brasil

Todos os direitos reservados

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon